La difícil frontera de lo rural urbano

Parece claro que la globalización tiende a difuminar los límites que definen los territorios. El cambio en los hábitos de consumo, el aumento notable de la movilidad, la conectividad a la red, la menor dedicación a las actividades agropecuarias, la ingente urbanización de muchos paisajes dibujan un continuo territorial que hacen replantearse las antiguas formulaciones de hábitat.

Vistas a las torres de Madrid desde Guadarrama

¿Se puede considerar rural a localidades pequeñas pero cercanas a las grandes ciudades? Ciertamente muchos de ellos se han convertido en zonas dormitorio y prácticamente sus habitantes no tienen conexión con el trabajo en el campo.

Sin duda, la delimitación es necesaria y tiene que seguir discriminando positivamente a las zonas más despobladas para garantizar la viabilidad ambiental y social de muchas comarcas.

Aunque todavía hoy es incierto el desarrollo  del Programa de Desarrollo Rural Sostenible del MAGRAMA,  (fruto de la aplicación práctica de la Ley 45/2007 de 13 de diciembre para el desarrollo sostenible del medio rural), si es interesante considerar la calificación de las 219 zonas rurales realizada por las Comunidades autónomas que constituirá su ámbito de aplicación, en base a los Criterios comunes de delimitación y calificación adoptados por el Consejo para el Medio Rural el 10 de marzo de 2010. Las zonas rurales se componen de la agregación de municipios rurales que poseen una población inferior a 30.000 habitantes y una densidad inferior a los 100 hab./km2, considerandose la diferencia entre zonas rurales a revitalizar, zonas rurales intermedias y zonas rurales periurbanas.

Una nueva interpretación de esta frontera está dibujandose en la actualidad. Así para el periodo 2014-2020, el nuevo reglamento sobre Fondos de Cohesión dota de mayor flexibilidad a los entes locales en el diseño de proyectos territoriales integrados transversales, especialmente a las denominadas inversiones territoriales integradas (ITI) y al desarrollo local participativo. Este llamado enfoque territorial integrado  tendrá especial

El Comité de las Regiones ha hecho público su Dictamen sobre Asociación urbano-rural y gobernanza (C356/14 de 5 de diciembre de 2013)

La acción preparatoria RURBAN: respalda el desarrollo territorial integrado y las asociaciones urbano-rurales.  La apuesta está en que la asociación de territorios urbano-rurales potenciará el desarrollo local.

El nuevo reglamento sobre Fondos de Cohesión dota de mayor flexibilidad a los entes locales en el diseño de proyectos territoriales integrados transversales, especialmente a las denominadas inversiones territoriales integradas (ITI) y al desarrollo local participativo. Este llamado enfoque territorial integrado  tendrá especial relevancia para  constituir asociaciones urbano-rurales, a escala de las zonas funcionales.

Los entes locales y regionales elaborarán sus programas de inversión en la línea de los objetivos de la Estrategia 2020, y para ello pueden delimitar lo que se conoce como zonas funcionales.  Estas han de ser reconocidas y manera paralela, integrar las fuentes de financiación disponibles mediante la política regional y la política agrícola común de la UE.

Se espera que la mayor visibilidad de que se dotará a las regiones funcionales, permitiendo enfrentarse mejor a todos los retos actuales de la cooperación urbano-rural. La definición de zonas funcionales urbano-rurales  producirá una reducción de la competencia entre unidades administrativas vecinas, mas y mayores inversiones al aumentar la escala económica, mejoras  en el acceso a los servicios,  mayor circulación de información y en definitiva, invertir la tendencia de la expansión urbana.

El Comité de las Regiones insiste en que los programas europeos tendrán que adaptarse a la nueva organización de zonas funcionales, animando a que la realidad rural y urbana promuevan juntas nuevas soluciones. El análisis de los resultados del programa ESPON o ejemplos como el de la red europea PURPLE  son algunos campos de prueba de este nuevo concepto a tener en cuenta.

Finalmente, el Comité en su dictamen propone que: ”que la asociación urbano-rural sea uno de los temas prioritarios en el marco del programa y las acciones innovadoras de URBACT, con el objetivo de capitalizar las experiencias y las prácticas en el ámbito de las asociaciones urbano-rurales de la UE y promover modelos de gobernanza innovadores”. Y considera que “ se necesitan medidas para prevenir una expansión urbana que genere efectos no deseados sobre el desarrollo sostenible (lo que afecta a la impermeabilización del suelo, ya que crea condiciones favorables para que se produzcan inundaciones, dificulta las medidas de prevención de riesgos o la garantía del suministro de agua y empeora la calidad atmosférica), la movilidad (por ejemplo en lo que concierne a la congestión de la circulación, y a los costes suplementarios de infraestructura) y la ordenación del territorio en general. Este tipo de problemas podrá solucionarse cuando el medio urbano y el rural trabajen en asociación”

acercandose a la agricultura

Estas asociaciones contarán entre sus socios agentes del sector privado, de la economía social y no gubernamental pero sobre todo contará con los ciudadanos. La financiación recibida a través de los programas europeos deberá reforzar los costes de transacción de las asociaciones urbano-rurales.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.